¿Qué le sucedió a Noé?

La figura bíblica de Noé es, sin lugar a dudas, una de las tradiciones abrahámicas más importantes. El periplo de Noé y su familia durante el Diluvio Universal es una de las narraciones del Antiguo Testamento que más resuena en la cultura contemporánea.

Pero, ¿cuál fue la historia de este gran personaje bíblico? ¿Por qué está presente en nuestra época?

Noé y el diluvio

Muchas culturas alrededor del mundo poseen mitos relacionados con un gran diluvio. En el caso de las tradiciones abrahámicas, el mito del Diluvio Universal está íntimamente conectado con la historia de Noé y su familia, y a través de ellos, se transforma en una historia acerca del castigo divino y de la salvación de los justos.

Según el Antiguo Testamento, durante la época en la que vivió Noé, Dios se arrepintió de haber creado a los animales y especialmente a la humanidad, la cual vivía en el pecado y la violencia. Fue así que decidió enviar un gran diluvio para destruir a los seres terrestres. Sin embargo, Noé fue considerado el único hombre justo de la Tierra, y por esa razón fue elegido junto a su esposa y sus hijos para continuar la especie humana.

El Arca

El elemento más célebre de la vida de Noé fue la construcción del Arca. Según cuenta la historia, fue Dios quien le encargó a Noé la creación de esta embarcación, indicando incluso el material, forma y tamaño exacto que debería tener. En ella, Noé tuvo la misión de salvar a su familia y a una pareja de cada una de las especies animales sobre la Tierra.

Aunque hoy es considerado un mito y muy pocas personas consideran la narración del Diluvio Universal de manera literal, la historia de Noé sigue siendo un modelo de conducta, especialmente para los que profesan alguna de las tres grandes religiones monoteístas en el mundo.