¿Es pecado apostar?

Desde hace muchísimo tiempo, el dinero ha sido importante para el hombre. Con él se puede sustentar a la familia y tener una vida plena, pero si no se tiene cuidado, el dinero puede llevar a las personas a la avaricia. En este tipo de situaciones, donde cometemos algún pecado, la Biblia puede ser una gran aliada.

Un tema muy comentado en la comunidad religiosa, y la comunidad en general, son las apuestas.

A diferencia de los trabajos convencionales, los cuales son remunerados luego de haber aportado algún servicio, las apuestas son una forma de obtener dinero fácil. Según algunos, las apuestas son, inofensivas, pero: ¿qué nos dice la Biblia sobre el dinero fácil?

La Biblia no habla mucho sobre esto, pero si es posible encontrar varios versículos que nos pueden aclarar si las apuestas son pecado o no. Una de las advertencias más claras es la que se encuentra en 1 Timoteo 6:10 “Porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores”.

Hoy en día es sumamente fácil caer en la adicción al juego y al dinero, en Internet con sólo hacer un clic se consiguen millones de sitios para hacer apuestas y jugar al póquer o a la ruleta, entre muchos juegos más. Luego menciona que “Jugar, aunque se trate de pequeñas cantidades, puede despertar en nosotros un amor destructivo por el dinero” (1 Timoteo 6:9, 10). Este versículo es bastante explícito sobre qué puede pasar cuando empezamos en el mundo de las apuestas.

Sólo con los dos versículos mencionados anteriormente, podemos estar claros que los juegos de azar como blackjack, póquer o la ruleta son pecado. Es muy probable que al jugar inocentemente sólo una vez, se repita el acto hasta llevarnos a una adicción no solo al juego sino también al dinero. Nada será más satisfactorio que ganar el dinero honradamente.