La superproduccion: Exodus, Gods and kings

Una de las últimas grandes producciones cinematográficas basadas en relatos bíblicos fue Exodus: Gods and kings, del aclamado director Ridley Scott. Estrenada en el año 2014, esta superproducción relata la historia de Moisés y la liberación del pueblo judío de Egipto.

La trama de la película comienza cuando Moisés ya es adulto, uno de los generales del ejército egipcio y miembro de la familia real, se prepara para la legendaria batalla de Kadesh contra los hititas. Desde allí, el filme sigue a Moisés mientras descubre su verdadero origen y su nombre hebreo, hasta que es desterrado por Ramsés II, el nuevo faraón de Egipto, quien se niega a asesinarlo.

Siguiendo el relato bíblico pero con algunas libertades, la película muestra a Moisés volviendo a Egipto, confrontando al faraón e intentando liberar a su pueblo de la esclavitud. También se desarrollan las célebres y terribles Diez Plagas, que caen sobre el pueblo egipcio como castigo divino. Secuencias de la horrible muerte de los primogénitos, incluyendo al hijo del faraón. El filme llega a su punto culminante con la persecución de los hebreos por parte del ejército egipcio, cuando Moisés abre las aguas del Mar Rojo y así libera a su pueblo del yugo del faraón.

Recepción de la crítica

Exodus: Gods and kings, no fue bien recibida por la crítica, a pesar de haber sido un relativo éxito de taquilla en todo el mundo. Aunque el filme fue elogiado por sus logros técnicos, especialmente en la producción y los efectos especiales, fue muy criticado por su trama y su ritmo irregular.

Otra de las críticas que recibió fue la falta de diversidad étnica de sus protagonistas principales. Especialmente en el caso de Moisés. La elección del actor británico Christian Bale fue considerada por muchos como una mala representación del tipo étnico de los hebreos en la época del Antiguo Testamento.