María Magdalena tiene su propia película

Uno de los personajes más interesantes y controvertidos del Nuevo Testamento, María Magdalena, es la protagonista de una nueva película que intenta representarla bajo una perspectiva diferente de aquella difundida en la cultura popular de los países cristianos desde tiempos inmemoriales.

El filme fue estrenado a comienzos de 2018 y se llama simplemente, María Magdalena (Mary Magdalene, es su título en inglés). Dirigida por Garth Davis y con guión original a cargo de Philippa Goslett y Helen Edmundson, la cinta cuenta con la actuación de la joven y aclamada actriz Rooney Mara en el papel protagónico. El elenco se completa con actores de gran renombre, entre ellos Joaquin Phoenix en el rol de Jesucristo y Chiwetel Ejiofor en el rol del apóstol Pedro.

Caracterización y relato bíblico

El filme sigue a María Magdalena como personaje principal y su relación con Jesucristo. A diferencia de la imagen difundida por el canon occidental, que ha presentado generalmente a María Magdalena como una trabajadora sexual que es redimida por Jesús. La película se concentra ampliamente en otras fuentes, especialmente del Evangelio de María Magdalena. Éste es un evangelio gnóstico considerado apócrifo por la tradición cristiana y que no entró en el canon de ninguna de las variantes mayoritarias del cristianismo.

La actriz Rooney Mara ha sido muy elogiada por su caracterización, que muestra a María Magdalena como uno de los principales discípulos de Jesucristo; tal vez, la más cercana a sus enseñanzas. De este modo, la película intenta cambiar la percepción general de este importante personaje bíblico en el imaginario popular, especialmente dentro del cristianismo.

La cinta ha sido elogiada por sus actuaciones, fotografía, banda de sonido original, y por su innovadora perspectiva sobre el tema. Por otro lado, también ha sido criticada por su ritmo extremadamente lento y por un tono que, para muchos, resulta demasiado solemne y poco realista.

Leave a Reply

Your email address will not be published.